¿Hay alguien ahí?

¿Por qué no se contestan los mails?

¿Por qué no se responde a los mensajes enviados?

¿Por qué tan pocas empresas informan de que tu CV ha sido recibido correctamente?

¿Cuántas puertas hay que llamar para que alguien te reciba, te lea o te escuche?

A veces nos centramos demasiado en las respuestas que esperamos recibir. Pensamos demasiado en cómo será la respuesta, la que para nosotros es correcta y adecuada. En definitiva, la que deseamos tener.

Sin embargo, los resultados no siempre son los esperados. Los finales felices e imaginados tardan en llegar e incluso pueden no llegar nunca.

Escribimos para que nos contesten. Llamamos para que nos atiendan. Enviamos para que nos reciban y nos tengan en cuenta.

Pero, ¿y cuándo nada de esto pasa? Nadie nos responde a nuestra llamada, mensaje o mail. Es un poco frustrante.

Pero hay una fórmula para sentirnos un poco mejor. No es magia. No es la clave que nos asegure que nunca nos vamos a sentir mal. Solo es una solución que a fuerza de practicarla, nos puede ayudar a sentirnos mejor. Yo creo que ya por eso, merece la pena intentar llevarla a cabo, un poquito al menos.

Ese truco es el desapego de los resultados. No centrarnos únicamente en lo que vamos a recibir cuando hacemos algo.

Imaginar y suponer que va a suceder una cosa u otra es casi directamente proporcional a estrellarnos porque no se parecerá a lo que realmente ocurra.

Dejar un poco de lado lo que esperamos o deseamos. Centrarnos en lo que hacemos, por qué lo hacemos. En el camino como tal que he decidido recorrer. En la búsqueda de opciones que sean interesantes para conseguir mí objetivo.

Quizá tenga que llamar a muchas puertas confiando que alguna se abrirá en algún momento.

Y es que cuando escribo mensajes, envío mails, o solicito contactos o colaboraciones, no siempre recibimos respuesta, ni siquiera la esperada.

Es en este momento cuando la frustración por sentirnos ignorados, indiferentes ante nuestra comunicación, es cuando debemos pensar que pueden existir múltiples factores por lo que algo puede no salir como esperamos.

El motivo de que alguien no nos conteste o que empresas no nos envíen un mail de recepción por haber enviado mi CV o mi proyecto, puede ser debido a miles de razones de las cuales no tengo ningún control. Puede suceder cualquier cosa que provoque esa ausencia de respuesta, pero no podemos saberlo.

Si concentro mi energía en hacer todo aquello que considero debo hacer para conseguir lo que deseo. Si pongo mi atención y mi foco en lo que yo puedo hacer única y exclusivamente porque es lo único sobre lo que yo tengo algún poder, ¿por qué preocuparme en aquello que no es mi responsabilidad y de lo que no tengo ninguna información segura ni veraz de lo que ha podido suceder?

Simplemente es un gasto de energía, innecesario  y que podemos evitar tener. No nos conduce a nada.

A veces es mejor no saber la respuesta y sentir que uno está satisfecho con su actuación, porque pudiera suceder que la verdadera razón de no recibir nada, nos hiciera aún más daño.

Quedarnos siempre con nuestra propia motivación, lo que cada uno de nosotros hacemos desde el corazón. Esto es lo realmente importante.

No podemos cambiar muchas cosas que nos rodean ni comportamientos de otras personas porque no somos dueños de ellas. Pero sí podemos cambiar nuestra perspectiva y centrarnos en lo nuestro únicamente.

En esos momentos solo me queda hacerme las siguientes preguntas:

¿Yo he actuado bien?

¿Yo me siento bien independientemente de la respuesta de los demás?

Y mis respuestas son:

Sí, considero que sí. Para mí es lo correcto.

Sí, era lo que necesitaba hacer y he seguido mi intuición.

Señoría, no hay más preguntas.

“Planta tus propios jardines y decora tu propia alma, en lugar de esperar a que te traigan flores” J. L. Borges

14 comentarios en “¿Hay alguien ahí?

  • Q gran verdad!!! Tenemos que sembrar, el fruto depende de muchos factores : la, tierra , el agua , el tiempo…pero al final si trabajas tendrás un gran fruto

    • Si es que todo se relaciona, una buena siembra, hacer las cosas desde el corazón, acción y acción, sin pararse porque no sabemos dónde se abrirá nuestra puerta. Pero algún día nuestra puerta, la que está hecha para nosotros, se abrirá, estoy segura. Muchas gracias Raquel por tu comentario!!!

  • Es una situación que se da cada vez más a menudo en muchos de los trámites que hacemos a diario y que en ocasiones nos cuesta canalizar de una manera no perjudicial para nuestro equilibrio emocional esperando recibir respuestas tan prontas como esperadas y satisfactorias.
    Una lectura muy agradable y práctica para enseñar a sobrellevar este tipo de situaciones y evitar frustraciones innecesarias.

    • Pero es curioso como sabiendo lo que podemos hacer para sentirnos mejor, nos cueste tanto llevarlo a la práctica, porque no es fácil… Requiere práctica, entrenamiento, hacer una y otra vez… Lo bueno, es tener alguna herramienta o recurso que nos ayude. Mil gracias por tu comentario!!! Lo valoro de manera muy especial. Gracias de corazón!!

  • Muy bueno Mirian.. te superas en cada articulo…. y tienes toda la razón del … si actúas de corazón, honesta… correctamente.. y sin esperar nada a cambio… cualquier respuesta que recibas te parecerá un éxito y una gran recompensa..porque el no y el rechazo ya lo tenias y ahora todo lo que recibes es positivo….en fin que ánimo y sigue escribiendo que haces mucho bien…

    • Es que tú me lees con muy buenos ojos!!! Muchas gracias con tus palabras!! Al igual que tú, no podemos ni sabemos hacer las cosas sin el corazón.
      Seguiré escribiendo porque comentarios como éstos, me animan y confirman que tengo que seguir escribiendo!! Al menos es lo que mi corazón siente, así que seguro que está en lo cierto. Muchas gracias!!!!

  • Muy buen articulo Miriam, no defraudas.
    Me has traído de la memoria unas palabras que oí de Rafa Nadal cuando le preguntaron por como gestiona las derrotas y dijo que el siempre salía a jugar ‘su mejor tenis’ con lo que gane o pierda no tiene sentimiento de frustración mas allá de que si perdía era porque tendría que hacerlo mejor. En ti articulo expresas esto mismo.
    Enhorabuena!!!

    • Y práctica. Yo me he dado cuenta que todo es cuestión de práctica, insistir, insistir y lo acabaremos interiorizando, acostumbrando y cada vez será más fácil… Pero tienes razón, esta práctica no es nada fácil. Gracias Paloma!!!!

  • Qué reflexión tan buena y tan difícil aplicarla en nuestro día a día. Gastamos mucha energía en superar esas frustraciones cuando no tenemos un feedback a nuestras emociones y/o peticiones. La vida es más sencilla de lo q la hacemos…como dice Jesus «con el no, vamos» y toda espuesta q tengamos es un regalo….enhorabuena Miriam y continúa sembrando nuestras reflexiones con tus artículos. Sigue escribiendo con el corazón

    • Sí, porque no sé escribir de otra forma. Es mi visión, mi experiencia y mi sentir. Me alegra que os guste lo que digo. Y si entre todos hacemos el camino más fácil, pues mejor aún. Mil gracias!!

  • Si, Miriam, repetirse cosas como: «estoy haciendo todo lo que puedo», «no puedo hacer nada si no depende de mí», o «no puedo frustrarme por cosas que no me competen»… ayudan bastante. Muchas gracias por recordarnoslo.

    • Pones muy buenos ejemplos Alicia, es verdad, los mensajes positivos son fundamentales para no centrarnos solo en lo malo o negativo y sobre todo no cargarnos de negatividad o culpabilidad a nosotros mismos. Es un comienzo fantástico que debería convertirse en buen hábito. Muchas gracias!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *